lunes, 9 de noviembre de 2015

#31

Estaba montado en aquel vagón de tren, mirando al andén; con la mirada perdida entre los paraguas que todos llevaban debido a la lluvia latigueante que no paraba de azotar a la ciudad. ¿Acaso se estaba vengando de mi marcha?
Entonces pensé en ella. Ella con un gorro rojo, ella con mi bufanda. ¿Volvería a verla con aquella sonrisa dibujada con exquisitez?

Volví a clavar la mirada en aquel trozo de cemento que se empapaba más con aquella tormenta. Con un relámpago, pude ver su figura; clavando sus ojos en mí, con ellos totalmente licuados, con su gorro rojo y mi bufanda al cuello. Estaba seria y yo sorprendido. ¿Qué hacía ella allí? ¿Por qué sabía cuál era mi tren? ¿Por qué no llevaba paraguas? Bajé del tren, aún le quedaba un cuarto de hora para salir de la estación.
—¿Qué haces aquí?
—Porque te ibas sin despedirte.
—Lo he hecho para no verte triste, tonta —le acaricié la mejilla y ella la agarró con fuerza. El cabello castaño se le empapaba bajo la cortina de agua, el gorro de lana se convertía de color rojo apagado y oscuro. Me atrajo hasta ella y me abrazó con fuerza, yo pasé mi mano por sus cabellos empapados—. Volveré antes de que te des cuenta, tontorrona.
Intentaba mostrar una actitud positiva para ella pero, dentro de mí, en lo más profundo de mi pecho, dolía cada latido; pobre corazón mío que sufre de mal de amores.
—Me da igual cuando vuelvas, sólo quiero que vuelvas.
—Prometo estar aquí antes de mayo. Mientras, lucha por nosotros, no dejes que tu corazón se canse de latir por mí.
—Sabes que no lo haré —me besó tierna y dulce, como siempre han sabido sus labios—. Sabes que tú eres cada latido que doy.
Entonces quise llevármela conmigo, sin importar nada de lo que me dijera la razón; quería meterla en cualquier lugar y llevármela. Sin embargo, sólo la abracé, estrechándola entre mis brazos con fuerza. No le dije nada más, las palabras sobraban entre nosotros, sólo la intensidad de nuestras miradas era necesaria. Mirarnos a los ojos y no olvidarnos de nuestros ojos; ojos avellanas que se clavaron en mi mente para no abandonarme nunca. Incluso, si ahora cierro los ojos, puedo verlos nítidamente a través de mis párpados; su juventud, su amor, su vigor y su fuerza.

Finalmente llegó el odiado pitido, el tren se marchaba y yo debía hacerlo; para bien o para mal. Mientras observaba sus lágrimas al otro lado del cristal, me prometí no volver a hacerla daño y volver lo antes posible. La quería. La quiero. La querré. A pesar de no haber cumplido la promesa que le hice.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Capítulo 125

Buenas noches, por decir algo.

Hoy he sufrido un duro golpe; uno que me hace sentir un vacío enorme y ahora mismo, la casa en sí está muy triste, sin ella. En general, el estado de ánimo de la familia no está para tirar cohetes pero es normal.


Mi perra, que llevaba conmigo media vida mía, se murió esta mañana; se quedó dormida y queremos pensar que no sufrió pero en casa sí que estamos sufriendo porque ya no está. Ha sido difícil encontrarla bajo una cama, como si estuviera dormida pero sin responder cuando la llamábamos. Posiblemente mucha gente piense que exagero demasiado con esto, sin embargo vuestra opinión me la suda a dos manos.
Para mí, mi perra fue una de las mejores amigas que he tenido en la vida, ver su carita y sonreír cuando venía a verte; la alegría de verte y tenerla bajo la mesa arañándote para que le dieses algo de comer.

Sé que nadie me puede devolver a mi mascota pero eso no significa que no sufra por ello, ni que desee que no se hubiese ido; porque ahora se la echa de menos. Sé que murió más por vieja que nada y que seguro que está en el cielo de los perros inflándose de chuches con sabor a chorizo (sus favoritas).

Aún recuerdo cuándo y cómo llegó a casa: Era 10 de Julio 2003, mis padres me dijeron que me llevaban un regalo de cumpleaños que me iba a encantar. Recuerdo haber preguntado que si era un hermanito pequeño y a mi madre reírse al otro lado del teléfono. La impaciencia por ver qué era mi regalo hasta que llegaron, a las 9 de la noche con una caja de zapatos que dejaron en el suelo y, dentro, había un cachorro enano hecho una rosquillita y moviendo el rabo. El perrillo más cuqui que podría haber en el universo, que saltó de dentro dispuesto a jugar con nosotras, aunque no pudimos mucho porque había que dormir. Recuerdo como se tiró aullando y llorando, y finalmente la metí en la cama.

También recuerdo la paciencia que tenía que tener para estar jugando con nosotros, sobretodo mi hermana que jugaba con ella como si fuera su muñeca viviente y la daba de comer sus pelotillas con cuchara; la de veces que la regañamos por hacer caca en las pantuflas de mi padre; cuando venía moviendo su rabito cuando veníamos del colegio y el furor que hizo en el colegio cuando mis padres la paseaban para ir a recogernos. La de veces que la paseábamos por nuestra calle y acabábamos jugando a pillar con otros niños y ella, las veces que la metía en la cama para que me calentase los pies y para no sentirme sola. Seguramente todo el mundo diga lo mismo de su animal, pero mi perra era el mejor animal del mundo: cariñoso, bueno, obediente y juguetón.

Nosotros la echaremos de menos.


Kissy
1 de Junio de 2003 - 14 de Septiembre de 2015

domingo, 9 de agosto de 2015

Capítulo 124

Buenas noches, gentecilla.

Estoy de vacaciones en la playa, lo cual viene muy bien para desconectar y olvidarme de todos los problemas.
Realmente todos no porque tengo que estudiar para Septiembre, tengo dos asignaturas que recuperar del ciclo de Impresión y ando un poco hasta la polla porque no hay quien se ponga a estudiar aquí. Si me pongo con un papel y un bolígrafo, acabo escribiendo de todo menos lo que quiero hacer. La verdad es que son dos asignaturas de las jodidas, aunque FOL es más de matemáticas y tal.
La que odio estudiar es Procesos porque es todo de recordar y meterse cada mísero detalle en la cabeza, la mía no da para mucho pero me obligan. >_____<

Con todo lo demás, ando aún más quemada. El tema de David me tiene con un dolor de cabeza constante. Tengo ganas meterme bajo las sábanas y olvidarme del todo sobre ese tema, aunque no puedo ya que viene el martes para aquí.
Después de haberse largado a Portugal a otra estúpida mierda de Metalcry; cada vez pienso más que estoy haciendo el ridículo con todo esto, porque la única que parece tener ganas de estar juntos soy yo. Lo peor es que estoy empezando a plantear seriamente en dejarlo.
No me siento feliz, ni querida ni nada; sencillamente estoy por estar. Porque alguien tiene que estar ahí observando todo y ese alguien soy yo.
Siempre está diciendo lo importante que soy pero yo no me creo nada. Las palabras se las lleva el viento y yo hago oídos sordos a gilipolleces enormes.
Además siento que ne están empujando a un vacío y no puedo hacer nada porque, ni siquiera llevo un año con él, y su madre ya está pensando que tengamos un trabajo para vivir juntos. O sea, ¿qué? Si consigo un trabajo no será para mudarme con él, sino para irme a vivir sola y tener libertad, que es lo que siempre he querido. Me parece que demasiado rápido me están dando la responsabilidad de cuidar de otra persona que no sea yo misma, quiero tener la oportunidad de disfrutar de mi veintena y de salir y de hacer cosas que nunca he hecho por mis padres.
¿Por qué nadie me tiene que atar a otra persona? Siento que su madre quiera que él se vaya de casa pero a mí eso no me va.

Últimamente estoy hastiada de todo sobre las relaciones, siento que todo lo que me vendieron, lo que me mostraron y lo que conozco es una mentira. Y sí, estoy cabreada, pero ¿qué tipo de novio es el que se pira a un festival (o dos) cuando se supone que no tiene dinero?
Y más a una ciudad que a mí me gustaría ver. Pues olé.
Rubén me dice que soy una gran persona por tolerar ciertas cosas por su parte y por respetar, sabiendo que estoy con ganas de mil ganas de hacer otras cosas (casi todas sexuales).
No sé. Esto no es una relación para mí, siento que él es un pasota, que todo le da igual salvo cuatro cosas y que todo tiene mayor prioridad que yo, estoy cansada de esto. El mayor problema es como me enfríe yo, como sea yo la que pase de todo y decida que todo me la sopla.
Parece que no puedo tener una relación normal.

En fin, fuck everything!

domingo, 26 de julio de 2015

#30

Estoy mirando la infinidad del mar, extendido ante mí como una sábana de inagitable protección; aunque también me da por pensar si podría llegar a encontrarme con algún ser peligroso que espere a todos aquellos que se quieran meter en el agua a estas horas.
La batería de una canción, llenando el hueco de una persona a mi lado porque ha llegado un momento que he dejado de necesitar a nadie. Destruir todos los lazos y los vínculos que me unen a otros humanos se me antojó realmente interesante. ¿Cómo podría sobrevivir una persona con el único pilar que es su fuerza interior, su fortaleza? Aunque no me siento sola en absoluto.

De fondo tengo las estrellas que brillan en el cielo y que saludan a todos aquellos que los observan con detenimiento. ¿Cómo sería tener una estrella entre las manos? ¿Cálido? ¿O sólo sería un trozo de piedra? Me encanta imaginar que he adoptado una y tilila en mis manos calentando la sangre que mana por mi interior.

¡Pum!
Y el cielo no sólo brilla de forma extraña sino que explota, dejando que varios destellos de colores exploten en el pecho, un pecho enorme, de madre que desea abrazarnos y protegernos. ¿Cómo sería el universo como madre? ¿Cómo latiría su enorme corazón en la oscuridad? ¿Es verdad que el corazón de una madre explota de pura felicidad por sus hijos? ¿Serán las explosiones de colores?

Por un momento, deseo, aún a falta de estrellas fugaces, que haya alguien conmigo compartiendo este momento. Miro a mi lado por si veo a alguien pero no es así. Me río por lo bajo porque era un deseo estúpido a una nada que a veces late y explota como el corazón de una madre.

martes, 23 de junio de 2015

Capítulo 123

Buenos días, pequeños y pequeñas.

Sé que no escribo pero es que no ando satisfecha con lo que pasa como para ir contándolo por ahí; mi vida anda un poco patas arriba y me toca ponerla al derecho, no he escrito demasiado porque mi vida se ha basado en estudiar y poco más.

Lo cual no me ha llevado a nada porque me han quedado dos en el FP que estaba haciendo, cosa que me toca recuperar en Septiembre. ¡Maldito profesor de Procesos!
En fin, ya se sabe.

De este curso no me llevo demasiado, no he hecho amigos ni consigo llevarme demasiado de las horas en clase; eso sí, me llevo las risas con un compañero y las largas charlas sobre cualquier cosa, mayoritariamente sexo con el grupo con el que me movía. También que los milagros ocurren, si no que se lo digan a Esma que ha aprobado casi todas en Junio; lo cual le ha llevado a tranquilizarse y a tomarse en serio la única asignatura que me falta.

A mí, me tocará estudiar todo el verano y rezar para que me salga algún trabajito. En cuanto a Fuck Off, sigo subiendo capítulos aunque la inspiración no está muy de mi parte. O sea, parece que estás en clase y tienes mil cosas que escribir, estás en casa tranquilamente y no sale ni la O con un canuto. ¿Dónde coño te has ido inspiración?

También he estado dándole vueltas a terminar uno de mis muchos proyectos y publicarlos en Amazon de manera gratuita o por algún precio simbólico; sé que quizá jamás llegue a ser una escritora de las de verdad pero tengo ganas de ver si alguien pagaría por algo que he escrito; sí, solamente por vanidad. Soy así de humana.
Intentaré ponerme a escribir siempre que pueda y optaré por ponerme plazos de entrega de una semana o así para subir capítulos en Wattpad.

Una cosa más:


¡POR FIN EL VERANO YA ESTÁ AQUÍ Y HAY QUE DSFRUTARLO!

sábado, 30 de mayo de 2015

Movies #10

Buenos mediodías.

Hoy traigo mi opinión sobre una de las películas de misterio que más me marcaron, sobretodo por la protagonista de la saga.

Ficha técnica
Título: Millennium I: Los hombres que no amaban a las mujeres.
Título Original: Män som hatar kvinnor (Millennium I).
Director: Niels Arden Oplev.
Origen: Suecia.
Duración: 145 minutos.
Año: 2009.
Género: Thriller, Intriga, Misterio.





Sinopsis (SPOILERS)
La adaptación del sueco es más liberal en muchos puntos con respecto al libro.
La película empieza con la apertura de un paquete del que sale un cuadro de flores que acaba junto a otro montón de cuadros en una pared. Saltamos al juicio de Mikael Blomkvist contra Wennerström, en el que es juzgado y se haya culpable teniendo que pagar daños y perjuicios contra el industrial, lo que lleva a tener una discusión con la co-fundadora de la revista Millennium, Erika Berger. Saltamos desde las calles de Estocolmo al ordenador de Lisbeth Salander a través de las fotos de Blomkvist, tras lo cual se pone a piratear algo. Volvemos a saltar a la empresa donde Lisbeth trabaja como “detective” donde salen dos hombres, uno en traje oscuro que habla sobre la muchacha en cuestión, que es su jefe el señor Dragan Armanskij y el abogado del Grupo Vanger, Dirch Frode. Entra Lisbeth en escena, entrega el informe y después Frode le hace un par de preguntas (aquí sale la anécdota de que, al principio de su carrera, a Blomkvist le llamaban Kalle Blomkvist como una especie de broma debido a unos libros infantiles de moda) y, luego, pide la opinión personal de ella misma sobre el periodista, a lo que ella responde que piensa que a Mikael le tendieron una trampa con el tema Wennerström; tras esto, la joven se marcha airada. Volvemos a saltar a una escena familiar en una cena de Navidad (como nos dirá Frode por teléfono después), donde se habla de la sentencia del periodista, le llaman por teléfono y resulta ser Frode. CHAN CHAN CHAN. Que le dice que debe ir a Hedestad debido a que su cliente, Henrik Vanger, quiere comentarle un asunto en persona. Vemos al periodista viajando en tren con unos documentos que demuestra que le han informado y, planazo del viejo que hemos visto al principio colgando cuadros; vemos a Frode y Blomkvist viajando hasta la casa del anciano. Entonces tenemos una escena de un plano general de una enorme casa. Henrik sale a recibir al periodista en plan: a qué te la meto por detrás. Luego, se va a una sala le muestra fotos de que él, Mikael Blomkvist, vivió allí un verano siendo muy niño, le cuenta unas cosas preciosísimas sobre Harriet (la niña de sus ojos) y (mira por donde se quitan una generación de Vanger porque ahora dice que es su sobrina, no su sobrina nieta) le suelta el bombazo de que está completamente seguro de que alguien la asesinó. Más fotos, más fotos. Y volvemos a la trama de Salander, en ella se ve que el antiguo tutor de Lisbeth ha tenido un problema de salud y hace acto de aparición el abogado (del Diablo) Nils Bjurman, hombre campechano (partidario de que a las mujeres se les ponga mordaza) y le hace chantaje a la pobrecita Lisbeth, además de hacerle preguntas del tipo personal que a la muchacha no le interesa en absoluto. Blomkvist y Henrik siguen hablando del suceso de Harriet, todo muy sentimental. Seguimos. Lisbeth se cuela en el portátil de Blomkvist (ay, niña traviesa); después aparece en el metro y la vemos ponerse fiera con unos abusones que le rompen el portátil. Aparece Plaga, el amigo simpatiquete y poco ácido (¡mentira!) que toda chica quisiera tener, que le dice que necesita un portátil nuevo. WAIT! Es una tía que entiende de ordenadores y ¿no sabe que el Mac se ha ido a la mierda cuando está desgajado por la mitad? Menuda informática de mierda. Volvemos a Hedeby, donde Blomvist pone su cuartel secreto (al menos en el libro su misión era secreta, en esta peli lo sabe hasta el primo del pueblo), le traen todo lo que necesita del caso Harriet. Salen los demás miembros de la familia (al menos los importantes porque a muchos miembros los han obviado o se han muerto, ¡qué penita!) y Mikael hablando con Henrik sobre todos los miembros, a cada cual más malo que el anterior. ¡Hurra! Sale la historia nazi de la familia Vanger y también el hermano de Harriet, Martin Vanger; un hombre también muy campechano, simpatiquete y la mar de soso que no interesaría ni a la mujer más aburrida. Martin desaparece de escena y Mikael sigue investigando por Hedeby, encuentra la biblia de Harriet y, de la nada, aparece la prima hermana de Harriet; la primita Cecilia, que el caso de Harriet le importa un comino, además de que se permite bromear sobre la muerte/desaparición de ésta. ¡Oh! Algo importante, Gofric Venger la palmó en el pequeño puerto de la cabaña en la que vivía; y Harriet iba a allí como quien va al jardín. ¡Qué tétrica es esta familia por Dios! Yo soy Blomkvist y salgo de allí como si fuera aquello el infierno.
Blomkvist, absorvido por el misterio, va a hablar con el agente encargado del caso el policía Morell le dice que pase del asunto, que sólo consigue alargar la locura del viejo señor Vanger, además de explicarle que ya intentaron averiguar qué son los números del diario de Harriet. Un callejón sin salida.
Avispa sigue sin ordenador así que va a utilizar uno en casa de Plaga, donde sigue investigando a Blomkvist desde él y poniéndose al día del tema de los Vanger. Por supuesto, Lisbeth, hasta el coño ya, quiere comprarse un ordenador nuevo así que le pide dinero a su administrador, el abogado del Diablo, que acaba consiguiendo una mamada por el módico precio de 7.000 coronas que son de la propia chica. Vemos una escena realmente asquerosa de Salander limpiándose la lengua con jabón de manos, cosa que tiene que ser tóxica por huevos.
Volvemos a la trama del periodista, que consigue las fotos del desfile del Día del Niño (que allí es en Septiembre) y le vemos investigándolas todas con una lupita, como los abuelos, en busca de las fotos que necesita. ¡Cena familiar con la lúgubre familia Vanger! Cecilia, la graciosa de la familia, y Martin, el simpatiquete (Liv, novia de Martin, desaparece de esta peli porque los enfermos no tienen novia, niños), hablan de Wennerström de las patrañas que se ha tragado Blomkvist, finalmente Martin invita a un caro licor (eliminan los chillidos de terror de una de las víctimas de nuestro cerdito simpatiquete). Lisbeth vuelve a quedar con Bjurman, esta vez con una cámara bajo el brazo para chantajear al majísimo abogado diabólico; por supuesto, la joven muestra su fiereza desde el principio y, de pronto, toma esposas, toma ataduras y toma violación anal; finalmente vemos a Lisbeth caminando por Estocolmo cojeando y con un dolor de trasero importante (no voy a hacer bromas porque no entran en este momento), se pone a ver la cinta que ha grabado (demostrando tener los ovarios triangulares). Mikael, mientras, ha encontrado a alguien que podría saber quién está detrás del asesinato de Harriet; lo consigue de una de las fotos del festival del Niño (no entiendo cómo su ordenador puede poner el contraste más alto de la historia y mi ordenador no puede permitirse más allá de cuatro retoques en el Photoshop, porque sí, señores, es Photoshop lo que usa el periodista). Se va a ver a la señora que hizo las fotos y CHAN, CHAN, CHAN, tiene las fotos supercuidadas y bien a la vista (en el libro ponía que estaban casi hechas trizas debido a que la mujer ni siquiera las había guardado correctamente). Entonces se ve la silueta borrosa del supuesto asesino de Harriet. CHAN CHAN CHAN.
Lisbeth vuelve al pisito de soltero de Bjurman, se presenta con una aguja de tatuar, un bicho de electroshock y muchas ganas de venganza; le da con la porra eléctrica esa, lo ata a la cama de pies y manos (demostrando una habilidad con los nudos que ya quisieran muchos fetichistas), le penetra analmente con un consolador, le obliga a ver el vídeo y después pacta con él, para luego tatuarle que es un cerdo sádico y un violador (aquí sale la cara del abogado pasando de puro terror al odio más ferviente, un aplauso para el actor). Después, Lisbeth descubre que es lo que quiere decir Harriet con las siglas y los números (aquí ni hija ni pollas, Lisbeth es una tía tan sumamente leída que hasta ha leído la biblia, acordándose de cada párrafo) dejando de cateto a Blomkvist que lleva investigándolo durante bastante tiempo. Y, por fin, está el encuentro entre los dos protagonistas; media película para encontrarse. Se une a la investigación porque le pone tonta el periodista cateto, empieza a investigar los casos que tienen que ver con las citas bíblicas, encuentra uno y van para allá, demostrando que tenía razón. (Lisbeth 2 - Blomkvist 0) Aquí hay una pequeña escena para unir la primera película con la segunda y la tercera, la chica se cabrea porque el macho la despierta; encuentran más casos que tienen que ver con las siglas y los números, así que se emocionan y eso lleva al sexo (al menos es natural), el sexo lleva a unirlos más como compañeros de trabajo (?).
Mikael va a contarle todo a Morell, que de pronto vuelve a ser optimista y se pone a buscar el último caso que no encuentran ninguno de los dos investigadores (srly?). Pasa que Henrik tiene un infarto y la familia, nerviosa, quiere que el periodista deje de investigar el caso de Harriet Vanger (¡qué novedad!) y, al fin, aparecen más Vanger, que lo único que hacen es querer echar al pobre hombre de Hedeby, entre ellos la madre de Harriet (que el tío se largue, a pesar de que está acercándose al final del enigma, ¿casualidad? No lo creo y vosotros tampoco. ¡Ella es la asesina!) que directamente culpa del infarto a Mikael. Oc, tía, oc. De pronto, Cecilia lleva el colgante de Anita Vanger (es su hermana, no ha salido antes porque está muerta, ¡de cáncer! Realmente, en el libro está vivita y coleando cual sirenita en Londres) y, por la luz vigía de santa Catalina, Mikael se da cuenta que ambas se parecen muchísimo (ambas son preciosas, reconocerlo), ambos, sin demasiado que perder, le piden a Plaga que investigue a la pobre difunta pero CHAN CHAN CHAN alguien se quiere cargar a Blomkvist disparándole (ya hay que ser manco que con un rifle con mirilla y 6 balas disparadas, sólo le rozan la cocorota). De pronto, de la manga, Lisbeth se saca unas supercámaras guapis pistachis y las pone por toda la casa para vigilar cada movimiento no deseado, sin pensar que ella folla con el tío así que ya podéis encontrarlos por Porntube amigos.
Por fin, se ponen a pensar un poquito en que todas comparten nombres judíos; todo apunta a que el tito Harald Vanger tiene la culpa de todo y ¿qué se debe hacer cuando ves un culpable que estás seguro que te ha disparado? ¡Colarte en su casa para encontrar pruebas! Pero, what?! Blomkvist se lo encuentra (dispare, ostia, ahora sí que se lo merece), sin embargo aparece el cerdito majete Vanger, que se lleva al periodista a casa, le ayuda y va a llamar a la poli. Y, ¡cataplam!, te encuentras en el sótano del loco más loco de toda la jodida y lúgubre familia Vanger, a punto de morir asesinado por el que parecía el majete y el inocente; que relata todo lo que vivió antes y después de la muerte de su padre. Mientras, Salander, está en los archivos del Grupo Vanger, revisando las facturas para ver si alguien de la familia coincide con el asesino. ¡Tachán! Gofric Vanger y su hijito cochinil, decide que es momento de ir a avisar al tontaco de Mikael cuando le revienta las costillas al Vanger loco y le salva el pellejo, después ve el accidente de tráfico que le lleva a su más tierna infancia (lo cual te hace pensar que Lisbeth igual sí que esté algo mal de la olla). Martin muere, Mikael le cuenta todo a Henrik, Morell y Forde.
De pronto vemos al periodista conduciendo por un lugar muy árido hasta llegar a un rancho de ovejas, una tía muy atractiva y muy rubia (que resulta ser Harriet) le cuenta todo a él y su tío (abuelo) Henrik sobre las violaciones y los abusos que tenía por parte de su padre y su hermano; así que decidió huir de todo aquello, haciendo de Anita su tapadera (porque sí, señores, se hizo pasar por la difunta cancerígena, ¡olé sus ovarios!) y todo acaba con Mikael en la calle y con archivos que le da Lisbeth para encerrar al industrial Wennerström.

¡COLORÍN COLORADO, ESTE CUENTO SE HA ACABADO!

sábado, 16 de mayo de 2015

Novedades Espasa.

Hola pequeñajas y pequeñajos.

Os traigo las novedades de Mayo de 2015 para la editorial Espasa.

Gente que viene y bah
Laura Norton
¿Cuántas probabilidades hay de que te toque el gordo de la lotería? ¿O de que el chico con el que estás a punto de casarte se líe con la presentadora más guapa de la tele la misma semana en la que además pierdes el trabajo?

A Bea le acaba de pasar (excepto lo de la lotería); así que decide huir y refugiarse en la casa de su excéntrica familia buscando un poco de paz, aunque acabará trayendo el caos a la vida de todos. Bea es así. En esta novela vas a encontrar un mercedes rosa, una casa en los árboles, un pelirrojo de caerse de espaldas (literalmente), muchas risas y unas cuantas lágrimas de esas que se lloran a gusto, que te liberan y te reconcilian con la vida. Una historia con la que descubrirás que siempre hay algo bueno esperándote a la vuelta de la esquina. Si sabes verlo. Y si no la cagas.


Cosas que le diría a mi yo pequeño
Luzu y Lana
Con más de un millón de subs en su canal conjunto, Luzu y Lana, la pareja de youtubers más famosa de la red, comparte con sus lectores lo mejor de su consultorio online. Consejos sobre amor, trabajo, familia, amigos, estudios y un sinfín de temas, a partir de las preguntas de sus seguidores, a las que ofrecen respuestas y comentarios desde su experiencia personal.

¿Quieres saber cómo vencer tu timidez a la hora de ligar?
¿Qué hacer cuando tus padres se empeñan en controlar hasta el aburrimiento con quién sales?
¿Cómo se lleva la relación con un ex?
¿Por qué has de vencer tu inclinación a abandonar los estudios antes de tiempo?
¿Qué es lo primero que debes hacer si tu deseo es ser un crack de Youtube?
La solución a diversas cuestiones que te ayudarán a caminar con seguridad por la vida y a trazar tu propio camino hacia la felicidad.


Lo que Freud le diría a Spielberg
Samer Soufi
¿Por qué estaba siempre malhumorado el enanito Gruñón?
¿Pudo Neo haber esquivado las balas de Matrix?
¿Hicieron bien Rick e Ilsa al decidir separarse en Casablanca?
¿Por qué los amigos de Stu le llamaban “Doctor Maricón” en Resacón en Las Vegas?

A partir del comentario de 47 grandes películas, el autor profundiza en los motivos que llevan a sus protagonistas a comportarse como lo hacen. A través de su lectura, podemos identificarnos con los personajes, conmovernos con sus emociones y sentimientos, reflexionar sobre las razones de sus conductas y, en fin, conocer mejor nuestra propia naturaleza y los motivos últimos de nuestros actos.


Lo más de la historia de aquí
Forges
Con el reinado de Fernando VII, alias The Plasta, se inicia este segundo volumen de Lo más de la Historia de Aquí, que hemos subtitulado «La Edad Forgesporánea». Se cierra en el año 1975, con la muerte de otro pequeño gran mandamás de nuestros días, Franco, «ese hombre», tan decimonónico (si no más) y fatídicamente igual de plasta que el primero, que, después de permanecer casi cuarenta años en el poder, tras haber dejado cautivo y desarmado al ejército enemigo, no logró, por más que se lo propuso, acabar con las ansias de libertad de su pueblo.

Una nueva entrega de este desenfadado y ameno recorrido a través de nuestro pasado, con el que el autor ha sintetizado más de un siglo y medio de historia patria. Como ya hiciera en el primer volumen de la serie, que comprende «Desde Atapuerca a Fefe Botesha, pasando por los árabes», Forges recurre a una selección de sus mejores viñetas y sus textos más ingeniosos, para combinar el punto de vista amable con el rigor histórico y una clara vocación didáctica.


Eso lo será tu madre
María Irazusta
INCLUYE MÁS DE 2000 INSULTOS
Eso lo será tu madre es una biblia alternativa del insulto escrita sin pelos en la lengua. No se trata de un mero compendio de palabras malsonantes, ni de un sesudo ensayo sobre la injuria, sino de una obra divertida y didáctica que parte del convencimiento de que el insulto es lo más parecido al gruñido que nos queda de nuestra animalidad.
El libro recoge con rigor, mordiente ironía y deliberada incorrección política, las diversas estrategias verbales y hasta gestuales que emplean los hablantes para lacerar o humillar al otro. Entre los 2000 insultos y expresiones que contiene cabe casi de todo: brillantes insultos delicatessen, otros moribundos, coloristas baldones literarios y toda la gama de grises que forman el repertorio ofensivo de la lengua española, incluyendo las palabras o sentencias más gruesas, aquellas que nacen de las entrañas.
La autora ha buscado la advocación de los santos patrones laicos de este denostado campo de la semántica o de la literatura: Diógenes, Catulo, Wilde, Borges, Cela, Quevedo, Schopenhauer… Además de recurrir al repertorio personal, ha prestado oídos a lo escuchado en los más nobles palacios y en los peores tugurios.
Aquí hallarás alimento para tu curiosidad y munición para tu ira.


El éxito
Luis Álvarez
Este libro te enseña las claves que te ayudarán a conseguir el éxito. Solo tienes que leerlo y tu vida puede dar un giro.

«Tenía nueve años la primera vez que le pregunté a un millonario cómo había conseguido su fortuna. Desde entonces, tras analizar las técnicas de los hombres más ricos del mundo para alcanzar el éxito, decidí aplicarlas todas, aunque confieso que algunas parecían absurdas. Pero yo lo conseguí. Y he logrado en la vida más de lo que me imaginaba. Hoy soy millonario, exitoso y muy feliz». Luis Álvarez
Sal, el éxito te espera; Luis Álvarez te descubre el camino.



Eres más de lo que piensas
Alejandra Vallejo-Nágera
¿Alguna vez has hecho o dicho cosas sin pensarlas antes? En Eres más de lo que piensas Alejandra Vallejo-Nágera desnuda tu parte inconsciente y la de los demás. Desvela cómo la personalidad se desviste cuando escribes o cuando adoptas un determinado gesto espontáneo; la verdad del carácter propio y ajeno, la distinción entre el sufrimiento habitual y las chifladuras encubiertas.

CON ESTE LIBRO APRENDERÁS A RELACIONARTE CON SEGURIDAD Y A INFLUIR EN CUALQUIERA SIN QUE LO NOTE

lunes, 27 de abril de 2015

Capítulo 122

Muchas veces piensas en qué puede ir mal. Siempre hubo buen rollo, os compenetrabais y hasta la gente dice que podría haber habido un tonteo con posibilidades de escarceo. Ya no sólo piensas, sino que te pones nerviosa cuando vas a verle, ¡cuando ni siquiera es una cita!
Te tiras toda la noche chupando techo mientras por tu mente las cosas vuelan, tanto vuelan que hasta provocas una tormenta; las imágenes vuelan e imaginas hasta las cosas más inverosímiles. Desde que se dé cuenta y lo acepte, correspondiendo, o a que no.


Pero no, todo aquello que pasó cuando habláis horas y horas por Whatsapp ya no existe y te cuesta aceptarlo, te duele; yo lo sé, tú lo sabes. Entonces te lo vuelves a leer todo de pe a pa; pareciendo una loca psicópata por hacerlo. ¡No tuvisteis una relación! ¡ACÉPTALO!

Todos sabemos que los lazos duelen y más si están alrededor del corazón. Sé que no hay nada más doloroso que conocer a alguien, que pienses que podríais quedaros así siempre y que pases a ser nada. También sé que duele que esa persona casi no cuente contigo o haga caso a más gente que a ti pero, ¡madura, hostia! No puedes compadecerte de ti misma y decir que no le gustas por razones de personalidad, cuerpo y un largo etcétera. Quizá él no ha querido conocerte, no le interesa lo más mínimo. Eres alguien a quien ver cuando no tiene a nadie, enfréntate a tus miedos.

Yo también quiero gustar a la persona
que me gusta aunque luego ella no me elija a mí

Es verdad es que hay que tener mucho valor para decir a una persona que la quieres pero también hay que encajar bien los golpes si esa persona no te quiere. La verdad es que yo no sabría cómo encajarlo así que directamente lo encierro todo dentro de mí, esperando que un día no esté tan a flor de piel o se pudra para tener algún tipo de lazo que no duela.

Siempre queda una salida: una amiga a la que contarle todo y que ella te apoye, te dé ánimos y en la que confíes más que en nada.
Para mí, ella sabe quién es y aguanta tanto o más de lo que debería. Por ello, le dedico esta entrada. Eres un tesoro, tía, aunque nadie sepa verlo. 

domingo, 19 de abril de 2015

{Por siempre tres} Capítulo 1.

En el invierno de mis 18 años, recuerdo las tardes que pasaba encerrada en casa debido al frío que se atería a mis huesos y escuchando las canciones de Otep que hacían que la rabia saliese tan a la superficie que pudiese pintar todo aquello que en mi adolescencia no había podido hacerlo, corroyéndome por dentro, como si ácido se tratase.
La verdad es que la rabia y la furia que despertaban aquellas canciones no eran esos sentimientos que había dejado atrás sino el cúmulo de cosas que sentía por culpa de los comentarios de mi padre, aquel por el que me había esforzado en conseguir la aprobación que jamás recibí. Otep básicamente sólo reforzaban esos sentimientos de odio hacia la figura paterna.
—Quita esa música —gritaba mi padre desde el salón pero, como mi propia naturaleza me decía, me rebelaba y subía un par de niveles el volumen de la música; debido a la potencia del bajo, hacía que los altavoces vibrasen y, con ellos, las paredes hacían el golpeteo continuo contra la pared—. ¡Que la quites!
Volví a subir el volumen a unos niveles en los que el instrumental de Otep se me hacía horrible incluso para mí, pero no cejaba en mi empeño en que mi padre se jodiese. En cuanto oí la puerta de mi habitación abrirse, tuve el deja-vú de que mi padre me daba una bofetada mientras que con un golpe al botón estropeado de la vieja cadena, la apagaba para que la toda la ira y el odio se fuese. Ojalá todo el odio y la rabia que sentía pudieran desactivarse con un solo botón. La verdad es que no sentía nada cuando él me cruzaba la cara, estaba acostumbrada a esos arranques suyos y yo ya era una mujer de hielo. Mientras, él volvía a su escenario de siempre: salón, sofá y televisión. Miré al reloj de la minicadena y recogí el cuaderno donde solía acumular dibujos a lápiz y bolígrafo, metí los apuntes en la bandolera, deseosa de meterme en la clase que tocase. Cualquier cosa por alejarme de aquella casa donde el frío corría por las paredes.

Me encantaban las clases de por la tarde, donde normalmente siempre tocaban las clases más prácticas, liberando mi animal sediento de plasmar aquellos sentimientos que se arremolinaban dentro de mí.
Cogí el móvil que estaba de moda en aquel entonces y que conseguí comprarme tras ahorrar en pagas y en regalos de cumpleaños, comprando la Blackberry y unos cascos de calaveras que me aislaban del mundo.
Al salir de casa, ni siquiera me despedí. Nadie se daría cuenta de que me iba y mi madre estaba trabajando. Con la mochila a cuadros negros y blancos, como si fuera linóleo, en la espalda y Three Days Grace sonaban en los auriculares, me senté en el asiento del bus y miré a la mochila, firmada por las pocas amigas que había tenido en el instituto.
Cada una habíamos escogido un destino distinto, a pesar de separarnos, solíamos tener contacto aunque ya no era nada como antes. Eso, en parte, me hacía ponerme melancólica y triste pensando en lo que había disfrutado del instituto con ellas.
Cogí la libreta de dibujo y me puse a abocetar mientras el autobús me mandaba de ida al lugar que me iba a mantener fuera de mi estado emocional, de lo que pasaba en casa. Porque yo iba a clase como si me fuera de vacaciones de mi propia vida.

Bajé del autobús aún con el cuaderno de dibujo bajo del brazo. El pobre cuaderno tenía muchos años (aún sigo conservándolo para ver lo que he progresado artísticamente) así que muchas hojas estaban sueltas o a punto y yo intentaba llevarlas con mimo para que nada se perdiese.
Iba escuchando My Inmortal mientras me encaminaba a clase, cuando un tío se chocó contra mí y mi preciado cuaderno.
—¡Bastardo! —le grité mientras recogía las hojas sueltas que se habían desperdigado por todo el suelo de cemento—. A la mierda todos mis trabajos. ¡Subnormal!
Del bolsillo de la sudadera Nike de bolsillo canguro se resbaló la Blackberry, cayendo sobre el el suelo con un golpe seco. Al intentar pararla con el cable de los auriculares, estos se desenchufaron y se podía oír a The Pretty Reckless sonando en alto.
—¡De puta madre! —recogí el móvil del suelo metiéndolo en la sudadera y enchufando los cascos a la salida de audio—. Espero que estés contento, maldito capullo.
Sin embargo, al terminar de recoger los dibujos y alzar la mirada hacia los tíos esos, ninguno estaba mirándome siquiera, como si no existiera. Aquello sí que me cabreó. Me levanté, me acerqué a paso rápido a ellos y puse la mano sobre el más grandote de ellos, el tío que me había empujado; le di media vuelta para sorpresa del mismo y le enfrenté.
—¿Eres mongolo? ¿O eres tan egocéntrico que no te das cuenta de que me has golpeado? —le espeté mientras sus amigos nos miraban totalmente estupefactos—. A ver, ¿te ha comida la lengua el gato? ¿O te la has tragado mientras te la chupabas a ti mismo?
Los amigos del tipo grandote se ríen mordiéndose el labio debido a los comentarios que he ido soltando sobre la falta de lengua del pavo ese.
—La próxima vez, sólo pide perdón, ¿de acuerdo? —miré el reloj de pulsera—. ¡Mierda! Llego tarde.
Salí corriendo hacia el edificio de Bellas Artes de la universidad pero, cuando vi que la profesora estaba dentro, lo dejé estar y bajé las escaleras hacia el césped de la universidad, donde también estaba la entrada de la RENFE, me senté en la hierba mientras me puse a colocar los dibujos por orden cronológico.
Finalmente, terminé y alcé la vista para mirar el cielo. Estaba encapotado pero no parecía para nada que fuese a hacer malo e, incluso, dejaban ver los rayos solares de cuando en cuando. No era un mal día de invierno.
Entonces, oí reírse a alguien y me giré por pura rutina. A veces se me olvidaba que el instituto había acabado y que no había nadie de mi clase en aquella universidad. Mi mirada se dirigió a un pequeño grupo de chicos que están con dos o tres chicas guapas; entonces le vi.
Él aparentaba tener más años que yo aunque el pelo rojo le daba aire divertido y la cara aún redonda por el efecto de la infancia, no se había terminado de cuadrar; las mandíbulas no estaban del todo formadas; los ojos azules almendrados y un poco caídos del final del ojo; una nariz difícil de calificar y una camiseta de The BigBang Theory. Entonces sentí que su mirada se detenía sobre mí y se la sostuve durante unos instantes, hasta que él volvió a mirar a la morena que tenía enfrente.
A pesar de los segundos de sol, no puedo aguantar más con el frescor del invierno y me voy a la estación para estar algo más calentita mientras espero a que empiece Historia del Arte.
Con la de veces que me salté esa clase, ahora pienso que fue algo del Destino que aquel día no fuera así. Quizá me hizo sentir mal el haber faltado a la hora anterior. Fuera lo que fuera, agradezco no habérmela saltado como siempre.

_______________________
Sé que ya había subido algún fragmento de esta novela pero hace poco la releí y pensé que era hora de retomarla, de leer lo que tenía y reescribirla. Nunca pensé que este personaje tuviera tanto de mí. Por supuesto, muchas de las cosas han cambiado, sobretodo los nombres de los protagonistas; era hora de ponerles nombres de verdad.

lunes, 13 de abril de 2015

Capítulo 121

Hoy, ahora mismo, acabo de encontrarme con esa frase hecha, con ese cúmulo de letras que se me atasca en la garganta y no me dejan respirar, que parten mis ojos en mis gotas que no son de lluvia, son trozos de alma que se desprenden de esta alma.

Amor de mi vida

¿Por qué? ¡¿Por qué sigues atascándote en una garganta que es la mía?! ¡¡¿Qué esperas obtener de mis lágrimas y mi falta de aire?!! Porque sí, , estúpido cúmulo de letras que todo el mundo tiene la mala manía de llamar delante de mi presencia, me haces más daño que todos los dolores del mundo. Más que un rechazo. Más que el sentir mi corazón resquebrajándose. , que no haces más que aparecer en mi ventana clamando por algo que yo no creo.



Porque no, no creo en ti; dejé de creer en el mismo momento en que yo perdí mi amor verdadero en algún momento de mi estupidez de joven insegura y, a la vez, confiada de que él estaría ahí siempre. La gente no sabe más que clamarte mientras estoy delante, diciendo que sus parejas son el “amor de su vida”. ¡Já! Me río sobre vuestro “amor de vuestra vida”, lo escupo, lo remuevo y lo vuelvo a escupir porque me da asco. Además, ¿qué manía en hacerme sentir como fuese la única en el mundo que sólo tendrá relaciones normales?

Así que, “amor de mi vida” deja de venir a torturarme cuando ya sé que no tendré de eso, sé que jamás sentiré esa pasión, esa locura y las ganas de dejarlo todo por estar con esa persona. Porque, que sepas, que no es bonito ni bueno, que cada vez que aparezcas tenga que ser yo la que tire todo por tierra para ser sensata. , estúpida fila de garabatos, no existes, no existes para mí y para mucha gente que sabe que sólo eres un conjunto de letras demasiado desgastado del uso que te han dado la gente a lo largo de los años, porque eres una fila de letras que se prostituye en cada boca que te pronuncia. No mereces mi respeto ni mis palabras, no mereces que te pronuncie porque para mí no existes.

Realmente, lo único que se necesita de una persona es que esté ahí, que te sonría y que te trate que te mereces porque tú irás por delante de todo lo demás; que aparte todo lo que hace a un lado porque tú lo necesitas, que te bese y tú sientas el cosquilleo de algo sin importar que sea en la cara, el estómago o en la punta del dedo meñique mientras sepas que eso es lo que debes sentir. Que sepas que lo único que necesitas es estar a su lado con un abrazo y sentirte como en casa. Esa es la sensación a la que llamo amor.


Kiss me and warm my heart in the coldest places,
melt the huge armour what keep my heart frozen,
only with your arms,
only with the beating of your heart.

sábado, 11 de abril de 2015

Novedades SM.

Hola, pequeñajas y pequeñajos.

Os traigo las novedades de Abril de 2015 para la editorial SM, que trae unas novedades muy indicadas para revivir la adolescencia que hemos dejado atrás.

En primer lugar:
Los diamantes de Oberón
Fernando Lalana
Año 2112. En la nave espacial Mesmeren, encargada de conectar el satélite Oberón con la Tierra, ha ocurrido un extraño incidente: veintiuna personas han muerto por un fallo en el sistema de hibernación, pero lo más extraño de todo es que una de las personas registradas como fallecidas es precisamente la encargada de llevar a cabo la investigación ¡y está viva!
Una disparatada historia ambientada en un futuro tan cotidiano como la paella de los domingos.

                                8.85 €



El libro de los rostros
Ana Alonso & Javier Pelegrín
Llevaba tiempo dándole vueltas. A lo mejor, a través de Facebook me resultaba más fácil relacionarme con la gente. ¿Y si me convertía en una persona diferente, con un nombre inventado? Sería como empezar de cero, al menos en internet. Entonces me pareció una idea brillante. Pero ahora pienso en lo que hice y lo veo como lo que realmente fue: una gran estupidez.


                                9.95 €



Memorias de Idhún. Panteón. Convulsión. 
Laura Gallego & Estudio Fénix
La parte humana de Victoria lucha por sobrevivir, pero la magia ha desaparecido de su mirada. El unicornio agoniza. Mientras, las fuerzas del mal comienzan a prepararse para la batalla definitiva. El séptimo ha regresado.

                                12.95 €






El abrazo de las Tinieblas
Morgan Rhodes
Los reinos han caído. Los rebeldes se han alzado. Pero los inmortales ya no se limitan a vigilar.
Los más poderosos entre ellos pueden obtener al fin lo que ambicionan.
Y lo harán cueste lo que cueste.

CLEO
Perdida en un mar de intrigas, la princesa dorada está dispuesta a agarrar un clavo ardiendo.
Aunque tal vez el clavo sea una víbora camuflada.

MAGNUS
Cada vez más separado de su hermana, el príncipe de la cicatriz lucha por dominar sus impulsos.
Sobre todo, sus buenos impulsos.

JONAS
El joven rebelde es famoso por los crímenes que no ha cometido.
Tal vez, sin saberlo, tenga a su lado verdaderos criminales...

La guerra por los vástagos se recrudece.
Las tinieblas se ciernen sobre Mytica.


                                14.95 €

El rostro de la sombra
Alfredo Gómez Cerdá
¿Cómo es posible que algunos vídeos de internet se difundan tan rápido? Una escena interesante, una anécdota divertida... Ya está todo inventado. Hay que grabar algo que de verdad llame la atención. Algo arriesgado y peligroso. Tan peligroso que nadie puede saber quién lo ha colgado.
Adrián y sus amigos tienen una buena idea. Seguro que su vídeo se convierte en el más visto de internet en menos de 24 horas. Pero ¿nadie se ha parado a pensar en las consecuencias de lo que han hecho?


                                9.95 €



Pasos de la marioneta
Alfredo Gómez Cerdá
¿Qué pasaría si una chica de 16 años acusase a su profesor de violación? ¿Cómo reaccionaría él? ¿Y la familia de la chica? ¿Y su novio? ¿Y la opinión pública? ¿Y la justicia? Esto es exactamente lo que lo ocurre a MK, pero ella no se hace ninguna pregunta. Simplemente actúa. Como una marioneta guiada por unos hilos que no puede controlar.


                                9.95 €




Los fantasmas del paraíso
Alfredo Gómez Cerdá
Pablo es el hijo menor de una poderosa y adinerada familia española. Actualmente estudia en Suiza, ha conocido a Bettina, se han enamorado y la vida les sonríe. Hasta que el padre de Pablo es detenido y encarcelado por su implicación en un caso de corrupción. Será entonces cuando todos los principios de Pablo se tambalean y en su mente aparecen miles de preguntas: ¿qué es peor un ladrón o un asesino? ¿Mi padre es un ladrón? ¿Todo el mundo puede ser un ladrón?


                                9.95 €


Y para los pequeños de la familia tenemos los siguientes títulos:

El misterio del castillo embrujado
Roberto García Santiago & Enrique Lorenzo Díaz
Los Futbolísimos, capitaneados por Morley, viajan a Escocia para participar en el mítico torneo de los seis clanes. Tendrán que superar pruebas durísimas con el único fin de conseguir el castillo Mac Leod. Pero ¿qué interés tiene Morley en ese castillo? Y lo que es mucho más inquietante ¿qué extraña presencia se aparece cada noche a los Futbolísmos?


                                9.95 €




Si la Tierra fuese una aldea
David J. Smith & Shelagh Armstrong
En este momento hay más de 7.000 millones de personas en el planeta. Es difícil imaginar tanta gente a la vez, pero ¿y si imaginamos que la Tierra es una aldea de solo 100 habitantes? 
Este libro con formato de álbum ilustrado plantea a los niños muchos temas sociales basados en datos reales. En él se reduce la población mundial a la de una aldea de 100 habitantes y se explica al niño cómo es esta: cuáles son los idiomas más hablados, las religiones con más fieles, el número de niños, adultos y ancianos, cómo es la población de cada continente, cómo es el reparto de comida y la riqueza, qué energías se usan...
Un libro para estimular la discusión y mostrar a los niños y sus familias cómo mejorar su conciencia global


                                15 €



martes, 7 de abril de 2015

Duermes a mi lado y escapa el huracán de mi pecho.

La primera noche que dormí a tu lado, fue casi de casualidad.
Tu compañero de cuarto te había robado la cama de matrimonio que tus padres habían comprado, quería quedar bien con mi amiga aunque no necesitaba nada de eso puesto que ella le tenía ganas desde el comienzo de la noche.
—¿Te molesto? —preguntando con cierta incomodidad por el hecho de que estábamos en una cama individual—. Si quieres puedo dormir en el sofá, no me importa.
—No seas tonto —respondiste con las cejas aún mostrando el enfado que te ocasionaba pensar en tu compañero en tus sábanas—. Tú solo mantente quietecito hasta que termine el estúpido de Alberto.

Pronto, tu respiración se fue tranquilizando y me abrazaste fuerte, quedándote tranquila en tu media cama. Me gustaba la sensación que sentía mientras me encontraba entre esos brazos, sintiendo tus pequeños senos a través de la camiseta de algodón.
—Oye, ¿estás despierta?
—Mmmmf... A medias, ¿qué pasa?
—Es que me has abrazado y ni siquiera sé cómo te llamas.
—Pfff —resoplaste a medio camino entre un bufido minino y resoplido de toro bravo—. ¿Y para qué quieres saberlo?
—Curiosidad.
—¿En serio? —arrugaste la nariz entre las tinieblas rotas por algunos faros de coches—. En fin. Hola, me llamo Saray. ¿Ahora puedes dejar de dar la tabarra?
La verdad es que fuiste tan borde que me dieron ganas de echarte de la cama y mandarte al sillón; menos mal que tenía más autocontrol que ahora.
—¿No tienes curiosidad por quién soy?
—El pibe que no me deja dormir ni aunque mañana tenga que madrugar.
—Realmente eres una bruta —respondí realmente frustrado, pensando que no te gustaba.
—A ver, quién eres —volviste a resoplar.
—Soy Mario.
—Bien, Mario, ahora creo que es momento de que me dejes dormir.
Me giré hacia a ti, acabando con la cara pegada a la tuya. Sin decir una sola palabra, me acerqué y planté un beso en los encarnados labios que posees. Nunca lo había hecho pero todo con tal de que te dieras cuenta de que realmente deseaba estar en esa cama, contigo.
—¡Vaya! Haber avisado, Mariete.

La segunda noche fue meses después de la primera, reencontrándonos en un bar cualquiera de la ciudad. Tú bailando el rock de Metallica, con las cadenas, la falda y el pelo rebotando con cada saltito. Eras hipnotizante.
—Hombre, si es doña Déjame-dormir-pibe.
—Buenas noches, Mario.
¡Vaya! Sabías mi nombre. ¡Menuda sorpresa!
—Pensaba que me llamarías de todo menos por mi nombre.
—Hombre —te encogiste de hombros—, después de besarme y quedarte dormido, es normal. Nunca me había pasado que alguien al que le gustase hiciera eso —te echaste a reír—. Esta noche no está Alberto, así que podremos dormir más cómodos.
—Pero si ni siquiera hemos estrenado la noche.
—Sin embargo, prefiero que estrenemos mis sábanas nuevas, ¿o no te gusta el plan?
¿Cómo iba a decir que no?
Dejé que tirases de mí fuera del bar, me arrastrases hasta la parada del nocturno más cercana, te devolví un beso que me diste en aquella parada, me diste caricias, abrazos y risas. Habías cambiado pero no me importaba porqué. Sólo te quería ahí conmigo. Disfruté de cada entrega que me dabas.

La tercera fue en el momento en que decidí que si no me querías para algo más que los polvos ocasionales que disfrutábamos. Cierto es que era jugarme a todo a nada pero estaba deseándolo. Deseaba escuchar de tus labios que aceptabas la apuesta de que te amaba.
Y así fue. Así fue cómo empecé a compartir contigo la misma cama pero que no siempre era la misma.

Porque contigo siempre se duerme mejor

domingo, 5 de abril de 2015

Movie #9

Buenas noches, muchachas y muchachos.

Hoy os traigo una de las secciones que tenía más olvidadas, a pesar de que he estado viendo películas como una loca; así que se me ocurrió volver a hacer esta sección.

Ficha técnica
Título: Cenicienta.
Título Original: Cinderella.
Director: Kenneth Branagh.
Origen: Estados Unidos.
Duración: 112 minutos.
Año: 2015.
Género: Fantástico, Romance, Infantil. Cuentos, Cine familiar.









Sinopsis
La historia de "Cenicienta" cuenta las andanzas de la joven Ella (Lily James) cuyo padre, un comerciante, vuelve a casarse tras la muerte de su madre. Ella quiere dar gusto a su padre y acoge con cariño a su nueva madrastra (Cate Blanchett) y a sus hijas Anastasia (Holliday Grainger) y Drisella (Sophie McShera) en la casa familiar. Pero, cuando el padre de Ella muere inesperadamente, la joven se encuentra a merced de una nueva familia celosa y cruel. Al final, Ella queda relegada a ser una sirvienta cubierta de ceniza por lo que le ponen el triste nombre de Cenicienta. Pero no pierde la esperanza y a pesar de la crueldad con la que la tratan, está dispuesta a cumplir las últimas palabras de su madre que le dijo que debía "ser valiente y amable".

Opinión
Cuando fui a verla al cine, bastante tirada por David y no por iniciativa propia, pensé que seguramente no me gustaría. Ya sabéis el dicho de no juzgues a un libro por su portada... En fin, el caso es que no me llamaba nada por que la protagonista, Lily James, no me convencía como Cenicienta/Ella. Me parecía poco guapa y poco atractiva como para llamar la atención de nuestro
querido rey (en el Norte *cof cof*) pero, bueno, me dejé llevar casi sin rechistar para ver qué tal les salía esta versión mejorada del clásico de 1950 puesto que, al final, ponen que se han basado tanto en el cuento de Perrault como en la peli de dibujos que todos conocemos.
Lo mejor fue entrar en el cine y estar los dos solos porque, como David y la mayoría de gente que ha visto un film conmigo sabe, me encanta comentar cada segundo de la película. Normalmente son tonterías como lo “...soy aprendiz del Rey (en el Norte)” o “Mi padre me llama Kit cuando está de buen humor. Le robó el nombre a Jon Nieve”; así que nos pasamos todo el tiempo haciendo coñas de Juego de Tronos, tanto él como yo, ¿eh?, que no se quedó cortito con las coñas.
El caso es que, finalmente, tenía toques que me gustaban pero que se notaban más sacados de la película más requetevista de todos los tiempos ‘Por siempre jamás’ de 1998. Aunque quedaba bastante bien que Cenicienta conociese al príncipe de antes, aunque fuera con la idea equivocada; también da que pensar que la muchacha o era un poco corta o no le interesaba demasiado la vida social del reino; ¿cómo no puedes reconocer al príncipe? Danielle, Cenicienta en ‘Por siempre jamás’, parece mucho más lista y avispada, lo cual le da puntos desde mi punto de vista.
Claro que todo esto queda aclarado cuando, desde el principio de la película, dejan claro que Ella es más buenaza tonta que se deja llevar por cualquiera, lo cual la da un papel muy blanco dentro del film en cuestión, ya que se la tacha de ingenua, buenaza e inocente.

Siento decir que la gran actriz Cate Blanchett me dejó fría con su actuación de mala, Anjelica Huston hizo mejor de la viuda Tremaine (en ‘Por siempre jamás’ se llama Lady Rodmilla de Ghent); la odias pero no llegas al extremo de cogerla rabia; a pesar de hacerle todo lo que le hace a Ella. Alguna vez pensé que la prota se lo merecía por tonta. Además de que la vuelven más humana por el hecho de que sacan algo más de lo qué fue la madrastra; no sólo una mujer malvada sino el hecho de casarse con el padre de Cenicienta por cuidar a sus niñas, lleva a pensar que realmente pensaba por supervivencia. Algunas veces hasta se la veía afectada por lo que ocurría dentro de la casa y algunos comentarios perjudiciales.
Una cosa que no llegué a entender es porqué el padre de Cenicienta se casa si realmente no ama a la viuda Tremaine; cuando habla de casarse por el hecho de estar enamorado de otra mujer (lo cual deja claro en una de las escenas antes de la boda), no entiendo porqué se aferra al hecho de que la madre de Cenicienta siempre los acompaña. Cualquiera se sentiría herida por tales palabras, aunque sea por un casamiento por conveniencia. 

En cuanto al príncipe, Richard Madden me parece una elección perfecta (y pienso que en Juego de Tronos debería haber llevado el pelo del mismo color pelirrojo oscuro), fuera de las risas que nos echamos mi novio y yo por las coñas con JdT (lo cual me recuerda que Cenicienta es una Targaryen porque tiene las cejas negras) creo que reflejó todo lo que el director quería de un príncipe que está confuso, que se mece entre lo correcto y lo que quiere, sintiéndose poco apoyado por sus lazos cuando decide que Ella es la esposa que desea. Por supuesto, me gusta más el Gran Duque de 1950; el de esta película es malvado y se une con la viuda para conseguir que el príncipe haga lo que el quiere, dando a entender que piensa que el príncipe es una mera marioneta para conseguir lo que quiere.

Se merece un visionado aunque sea por Helena Boham Carter, Richard Madden y las hermanastras;
aunque la falta de amputación de miembros me pareció fatal para la película.

jueves, 2 de abril de 2015

Fuck Off ~Nuevos comienzos.

El despertador suena. Estoy harta de levantarme a las 6 de la mañana para ir un instituto que no se encuentra en mi pueblo, sino en su ciudad más cercana, de tener que esperar al autobús y de que llueva cuando es primavera. Sí, es primavera.
Me levanto con la pesada carga de empezar un nuevo día. Demasiado nuevo.
Abro la puerta del armario y me encuentro con los miles de conjuntos coloridos, los vestiditos cortos y de escote pronunciado, con las camisetas translúcidas y las blusas con cuello de babydoll.
—Estoy harta de esta ropa —digo mientras rebusco en el armario. No sé qué ando buscando pero rebusco. Entonces las veo. Escondidas en un cajón, al fondo. Mis camisetas de Paramore, de Pretty Reckless, de Rammstein, Motörhead, Panic at the Disco!, Flyleaf...—. Aquí estabais. Siento haberos tenido aquí escondidas. Es hora de que volváis a ver la luz del sol.
Escojo una al azar aunque tengo ganas de ponerme todas. Me pongo el vaquero, la camiseta que veo que es de Panic at the Disco! y unas converse azules oscuro. Sonrío al verme de nuevo en el espejo de cuerpo entero y ver que he vuelto a ser yo.

Bajo a la cocina, recorriendo el pasillo y las escaleras corriendo, entrando en tromba y asustando a mi madre:
—Buenos días, Darlene.
—Hola, mamá -saludo mientras me sirvo mis cereales en un tazón con leche. La doy un beso mientras se termina el café.
—Estás de buen humor. Mira que es raro —bromea mientras termina su taza de café—. Me alegro de que por fin vuelvas a sonreír.
—Yo también, mamá.
—Oye, hace mucho que no llevabas esa camiseta.
—Lo sé pero creo que es hora de volver a mi yo original.
—Muy bien pero date prisa o perderás el autobús.
Miro el reloj.
—No, hasta dentro de unos 20 minutos, mientras puedo comerme los cereales tranquilamente.
—No sé yo si dejarte sola —me mira de refilón—. Tú eres capaz de no ir a clase.
—Por Dios, mamá. Creo que te he demostrado que nunca he faltado a clase.
Esto no es del todo así. Falto algunos días pero ni se me ocurre arrimarme por casa, por si acaso; siempre voy a casa de Elliot. Sí, para lo que pensáis. Mi madre me revuelve el pelo y me sonríe. Desde que David está fuera, parece que las cosas se han destensado con mi madre. Según él, tenía una convención en Los Ángeles pero yo no me creo nada.
—Bueno, me marcho que no llego al trabajo —da el último sorbo a su taza y se marcha, no sin antes darme un beso en la frente—. Luego te veo pequeñaja.
—Adiós, mamá —me siento y engullo los cereales con virutas de chocolate con leche con hambre feroz. Lo meto todo en el lavavajillas, subo y cojo la sudadera y la mochila de mi habitación. Corro hasta la puerta de entrada y cojo las llaves que están en un cuenco de cristal. Salgo y cierro la puerta. Un ruido de una puerta que cierra en la casa de al lado. Me aproximo intentando no hacer ruido y le tapo los ojos.
—¿Quién soy?
—Hola, Darlene —el chico me besa en la mejilla. Su pelo rubio se mece con el aire que hace y me fijo en sus ojos azul mar.
—Buenos días, Nico —le saludo y marcho hacia la calle.
—¡Qué manía con llamarme Nico! No me gusta —replica con tono malhumorado mientras avanzamos a la parada del autobús del colegio—. Llámame Nick.
—Para mí siempre has sido Nico —le contesto con una sonrisa en los labios—. ¿Por qué quieres que te llamen Nick?
—¿Sabes lo ridículo que queda Nico al lado de una chica mona llamada Darlene?
—Eres un idiota redomado —le sonrío. Corremos un poco porque se nos está haciendo tarde para coger el autobús que nos llevará a un pueblo más grande para ir al instituto. Llegamos y subimos por los pelos.
Elliot hoy no ha cogido el autobús así que me acoplo al lado de Nico, que me mira.
—¿Qué?
—¿No vas con Elliot?
—No está en el autobús, tonto —pero sé que está sospechando algo.
—¿Y no ha venido a verte?
Aparto la mirada y miro a través de él hacia el cristal.
—Ya veo —comenta y también gira la cabeza hacia la ventana. Poco tiempo después, abre la boca—: ¿Qué ha pasado?
—¿De qué?
—Con Elliot.
—Nada. Solo me apetece desafiarle —contesto mientras abro mi sudadera. Él mira como hipnotizado a la camiseta.
—¿No te había prohibido llevarlas?
—¿Por qué crees que digo que voy a desafiarle?
—Pensaba que te habías ido a cortar el pelo, dejarte el pelo corporal largo... Yo qué sé.
—Sabes que a él le daría un algo si pareciera con las axilas llenas de pelo y, encima, tuviese que "pincharse" con los pelos de mi pubis en su blandita y juguetona polla.
Nick ríe en voz baja por si alguien de sus amigos está en el autobús. A mí me da igual, no serán capaces de tocarme si intentan algo.
—¿Cuál crees que será su reacción al ver tu desafío?
—Dos. O pasa de ello, o me la liará delante de sus amigos para que no piensen que la fiera se ha despertado.
—Pero la fiera ha despertado.
—Claro que sí —fijo mis ojos verdes en él y le sonrío.
—¿Va a haber más de esto?
—Depende —replico.
—¿De qué?
—De cuanto más intente mantener su control sobre mí.

__________________________________
Esto es una muestra de la “novela” que estoy escribiendo en Wattpad. Sé que esto es SPAM pero creo que se merece la oportunidad de que la leáis y os seduzca (o al menos lo intente). También podréis encontrar más capítulos en Escritos/Fuck Off.
Espero que la disfrutéis casi tanto como yo creándola.

Un beso.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Capítulo 120

Ha llegado un momento en el que te das cuenta que es tiempo de cansarte, de dejar caer los brazos y que le den por culo al mundo.
Yo he llegado a un extremo que intento que todo me dé igual. Nadie se preocupa, nadie se sienta, nadie te tiende la mano. Sin embargo, sigues viendo que la gente que les ha mordido, que les ha destrozado la yugular y el alma y que los han dejado peor que nunca; pero siguen ahí,  tendiendo una mano, el brazo, hombro y vete a saber qué más.

Y estoy harta, harta de esas personas que no saben decir "¡Basta!". La verdad es que debería estar cansada de seguir esperando a alguien que me comprenda cuando ya sé,  de seguro, que soy tan única que da asco; me da asco ser buena persona; da asco seguir con el corazón sangrante y más ahora porque no hay lazo entre el que hace que sangre y yo. Moriré pensando que me une a él un gran lazo rojo del destino, un lazo fuerte e irrevocable. Le echo de menos, echo de menos qué hizo conmigo, echo de menos eso que sentía y que ya no siento.
Seguiré unida por el lazo rojo del Sino y así me lo recordaré siempre.

domingo, 8 de marzo de 2015

Novedades Círculo Rojo

Hola pequeñajas y pequeñajos.

Os traigo las novedades de Marzo de 2015 para la editorial Espasa, con un montón de variedad para todos los gustos..

Miel de Naranjas
Remedios Crespo
Andalucía, 1950. Enrique es un joven soldado destinado como mecanógrafo en un Juzgado Militar. Allí se convierte en testigo mudo de los horrores de la dictadura hasta que un acontecimiento inesperado lo empuja a colaborar con la resistencia antifranquista. Las acciones en las que se involucra serán cada vez más arriesgadas y pondrán en peligro no sólo su relación con Carmen, su novia y sobrina del Juez, sino también su propia vida…

                                12.50 €





Trece relatos y una carta de amor
José Manuel Muñoz Serrano
Las catorce historias que componen “Trece Relatos y Una Carta de Amor”, destilan su propia alma. En ellas se convocan una princesa y un príncipe de hielo; una niña, un hada y tres pajarillos; una cría de elefante y una hormiga…, y el relato de un amor que adquiere forma epistolar y en el que se demuestra que, a pesar de las vicisitudes de la vida, puede perdurar en el recuerdo y el tiempo. Me entrego a ti, lector, con la ilusión de que estas páginas (donde la realidad se envuelve en una sutil capa de fantasía), se abran hueco en tu corazón.

                                15 €


Carta de amor a Emily
Margarita Martínez
Un día, cuando comenzaban las vacaciones de verano en 1968, coinciden en el Tren - Correo Madrid – Salamanca dos jóvenes de unos 17 años. Asomados a la ventanilla, hablan sin cesar durante algo más de una hora y generan un microclima de intimidad y compenetración extraordinarios. Pero todo se verá bruscamente interrumpido, cuando, sin darse cuenta, el tren llega a la estación donde él debe apearse sin dilación . Lo ve alejarse y cree apreciar una mano que le envía un beso por el aire, cayendo entonces en la cuenta de que ni sabe el nombre de ella, ni su dirección ni su teléfono. Él se llama Alfonso y, pronto, pasa a llamarla Emily, porque ese nombre – el de Emily Brontë – siempre le gustó cuando lo veía, desde su infancia, en las letras doradas de la portada del libro “CUMBRES BORRASCOSAS”, situado en un estante de su domicilio : Libro inalcanzable, pues nunca le dieron permiso para tocarlo. Siente el impulso de escribir una carta a “Emily” y la guarda en el cajón, pues no sabe dónde enviarla. Cumplidos los 60 años y con una vida hecha y plena, la brecha sigue abierta. Aquella conversación del tren quedó en el aire; él no ha olvidado y sigue escribiendo una carta de amor tras otra. Las vidas de los protagonistas girarán alrededor de este hecho.

                                Precio a determinar


La muñeca de jengibre
Alex Grawosky Morcillo
Un abrazo de aeropuerto. Dos manos tapando tus ojos por la espalda. La magia de seducir mentes con una caligrafía erótica. Imagina no tener que abrir una herida para sanarla, porque otro lo está haciendo por ti. Imagina no poder controlar esos aterrizajes forzosos en corazones con mares de incertidumbres y que aquel que está escondido tras esas páginas actúe como faro con una bombilla de alto consumo. 
Un mirlo blanco brindando la suerte que creías haber visto volar por no aceptar el pájaro en mano y rendirte al ver mil volando. Un loco corazón que bombea tinta azul y escribe con sangre roja. 
Imagina la sonrisa que se esconde tras el humo. La tristeza que se esconde tras la sonrisa. Imagina lanzar rosas al aire a la espera de que algún pétalo caiga sobre sus caderas y ver como los pétalos salen volando y solo caen las espinas sobre tu espalda. Imagina un salto al vacío que no tiene fondo. Imagina.

Imagina un libro
Que te lleve
Donde el amor no alcanza.

                                10 €


El secreto de los libros
Javier Sarasola Ruiz
En una librería, detrás de una puerta secreta, al final de una enorme escalera de caracol, dentro de una gran sala, bajo una inmensa estatua, hay una galería subterránea que contiene, oculta al mundo, una inmensa biblioteca, cuyos libros tienen una peculiaridad: ninguno de ellos está terminado. ¿Alguna vez te has preguntado qué pasa con los libros que no acabaron de escribirse? Seguramente no lo has hecho. Como seguramente tampoco te has preguntado nunca por qué existen los libros o para qué sirve un libro. Pues Miguel, el protagonista de la fabulosa historia del libro de los libros, tampoco se lo había preguntado. Quizás, por eso, no podía verlos ni en pintura. Tal vez por eso eran para él(los libros) sinónimo de tortura, de castigo y de inmenso sacrificio. Hasta que un día…

                                15 €


La casa de los arrotos
Francisco Pérez Baldó
Esta novela, de la que ahora se publica su primera parte -sin estar aún convencido de que llegue a escribir la segunda- es, a la vez que una obligación contraída con mi mujer, producto de la fascinación que me produjo -a un natural del Sur-, verse sumergido en un mundo de costumbres y tradiciones distintas que, por imperativo del parentesco que conlleva el matrimonio, terminé haciendo mías. La vuelta al “paraíso perdido” que entraña el recuerdo de la infancia y primera juventud, es el hilo conductor de la historia, en esa búsqueda siempre inquietante de los orígenes. Pero yo sólo soy el cálamo que escribe al dictado de su memoria. La inmersión en este relato de penumbras y claroscuros, para quien procede de la luz hiriente del Mediterráneo, supone una dificultad añadida a la ya de por sí complicada de escribir, y tuve que adaptar la pupila a un nuevo enfoque al que no estaba acostumbrado. Y esta es la razón de no estar seguro de acertar con esa “segunda parte”, que, como dijera D. Miguel de Cervantes ante la aparición de esa otra segunda parte apócrifa del Quijote, de Alonso Fernández de Avellaneda: “nunca fueron buenas”.

                                10 €

Tiempos borregos
Lucía Sabater
Román, un periodista de temas sociales -del corazón- entra en crisis. Su vida empieza a desmoronarse a raíz de una visita al barrio donde se crió. El encuentro con su pasado influirá en todos los ámbitos de su vida desmontando sus creencias. Pierde el trabajo, sufre un accidente, se ve implicado en varias muertes, y descubre que su madre no es como siempre ha creído. Para solucionar sus problemas decide retirarse al campo a casa de un pastor. El resultado es su vuelta caminando con un pequeño rebaño de ovejas desde el pueblo turolense de Mosqueruela, hasta el valenciano de Pedralba. Por el camino se le irán uniendo diversos personajes que le enseñaran una forma de vida diferente, y sobre todo que él no es quién creía ser. Tiempos borregos es una novela de aventuras y misterio, unido a las descripciones de un paisaje que está sufriendo cambios.

                                12 €

Desarrollo profesional del entrenador de fútbol
Miguel Ángel Galán Castellanos
No nos encontramos ante un libro de naturaleza jurídica (aunque existan en ella diferentes referencias legales), sino ante una obra en la que el autor ha querido exponer cómo y por qué ha tenido lugar su «lucha» y su desencuentro con diferentes personas y entidades, explicando los distintos episodios que han venido generando escritos, recursos, resoluciones y sentencias favorables unas y desfavorables otras hasta llegar a la situación actual, determinante de su decisión de presentarse como candidato a las próximas elecciones a la Real Federación Española de Fútbol. La obra se completa con información referida a la titulación oficial de técnico deportivo en fútbol, cuya implantación (como hemos indicado) defiende. En conclusión, nos encontramos ante un texto que, dadas las circunstancias expuestas, posibilitará conocer algo más el devenir de una persona que aspira a dirigir los designios de nuestro fútbol partiendo desde la base, en un momento en el que las aspiraciones del actual presidente, Ángel María Villar, podrían estar más puestas en UEFA o FIFA que en España. Para unos será un soñador y un atrevido; para otros, una alternativa real. En cualquier caso, con independencia del equipo que pueda organizar, en la Real Federación Española de Fútbol existe personal de gran calidad humana y profesional con el que no resultaría difícil la implantación de las nuevas ideas que pudieran aportarse, partiendo de un análisis sosegado de la experiencia y los precedentes.

                                10 €

Perpetuo comensal
Jorge Cabeza Ruano
Quería titular este libro Momentos II, pero como dicen que segundas partes nunca fueron buenas, salvo contadas excepciones como El Imperio Contraataca o El Padrino II, he optado por un título no relacionado con mi libro anterior. El título Perpetuo Comensal hace referencia a la época en la que fueron escritos los relatos. Un tiempo socialmente convulso en el que muchas personas tuvieron que recurrir a un plato y a un techo ajeno para sobrevivir con dignidad. Entre otras historias, contiene los recuerdos de la infancia de un hombre al que todos llaman Boquerón, el devenir diario de un escolta privado, los pensamientos de un gato que se aburre en el apartamento donde vive y las aventuras y desventuras de un Jedi gaditano. Un conjunto de vivencias en forma de relatos, algunos cortos y otros no.

                                12 €



La gruta misteriosa
Antoñita Muñoz López
Este libro “cuento” relata las aventuras y desventuras de un grupo de niños que, cada mañana iban al colegio, desde sitios diseminados pero que se juntaban todos en pandilla alegres y contentos para asistir a clase. Al final es feliz su desenlace. Este libro es para iniciar a los niños en la lectura comprensiva y entusiasmarlos a ella, ya que sus capítulos van todos por intrigas.

                                10 €





Besos de mariposa
José Alberto Chicharro Vilches
Después de la buena acogida de su primer poemario (Versos para una tarde lluviosa, Editorial Círculo Rojo, Octubre 2014), el autor presenta este nuevo trabajo que sigue la misma línea temática y poética del anterior, si bien en éste se centra más en el amor como eje central de su discurso argumental. El libro se estructura en tres partes: la primera dedicada al soneto, rey incuestionable de los poemas. Nos ofrece treinta y un sonetos de diferentes estilos y contenidos. La segunda parte consta de once romances, ese genero tan característico de la literatura clásica española, cultivado por un buen número de nuestros principales poetas. La tercera y última parte amalgama una serie de composiciones poéticas, sesenta y tres en total, de variadas métricas y estilos, cuyo contenido gira en torno a un tema principal: el amor y sus diferentes circunstancias. Una obra, en conjunto, plena de espontaneidad y frescura, escrita con un lenguaje claro y preciso muy recomendable tanto para los no familiarizados con la expresión poética como para aquellos ya iniciados en su lectura, que, sin duda, colmará las expectativas del lector más exigente.

                                12 €

Adagio 123
Julio Mauriz
Un amor imposible que acaba en desamor, un antiguo policía metido a detective privado, dos hermanas siamesas de bandera, una trama policial corrupta de compleja erradicación, el recurrente tablero de Ouija y un desenlace insospechado, aunque no carente de cierta lógica, transitan a lo largo de este libro. Como territorio incomparable, Madrid y sus cercanías, si bien convertido ahora en espacio gris, suculento de tentaciones; un universo propicio para el comercio de la droga, del sexo, del poder, y en resumidas cuentas, para la alienación del individuo. Inevitablemente hay un hotel en medio de la Capital donde la depravación se vende a precio de oro a los pudientes. En esta novela negra a contracorriente, el autor aborda a través de sus páginas una serie de sucesos concatenados y hasta absurdos que, terminan por convertir a un detective privado jugando a ser héroe, y a su ayudante, el narrador de la historia, en individuos amorales, sin escrúpulos, atrapados en una red criminal tejida no se sabe muy bien por quién y que dirige el comisario de policía Arnáiz.

                                12 €
Felio
María Jesús Zapater
Roquero escabullido de la fama, Felio buscará su nirvana en Ficto, el pueblo en que nació. De su masía al trabajo en la oficina del cementerio, pasará su nueva vida entre reuniones literarias y partidas de póquer con una menor precoz. Pero la paz provinciana quedará patas arriba con la desaparición del librero. Novela negra, sensorial y de costumbres/manías, en que el instinto forcejea con la llamada de la sangre, poniendo contra las cuerdas el tabú de la felicidad ilícita. En su prólogo Javier Barajas, periodista y director de cine, ve en esta «obra perdurable» el paso de su autora por traiciones y bondades. Como él apunta, «la buena literatura se alimenta de luces y sombras», reflejo de las humanas contradicciones.

                                11 €

Azul Turquesa
Isabel de las Heras Vidal
Isabel de las Heras Vidal, artista sorda e historietista de “Mundos Diferentes” y “Azul Turquesa”, lo cuales cuentan sobre las situaciones de las personas, con el objeto de concienciar a la sociedad sobre las barreras de la Comunidad Sorda.

                                16.50 €






Conexión REM
Silvia Fariña López
En un hospital llamado Rebula se está llevando a cabo un tratamiento experimental, que se utiliza para recuperar a pacientes que tienen zonas del cerebro dañadas. Sin embargo este tratamiento no es lo que parece, y siete personas se encuentran a merced de un joven médico que les llevará sin ellos saberlo al límite entre la vida y la muerte.

                                15 €




Cuentos de la abuela para recordar
Ana Moraño Dieguez
En este libro encontrareis cuentos, para entretener y divertir a niños y abuelos. Uno contado por mi padre; otro con la ayuda de mi nieto y los demás inventados por mí.

                                7 €







Cuaderno de viaje por la vida
Salvador Simó Algado
“Diario de viaje por la vida” es un fascinante peregrinar sobre la piel de la tierra que nos llevará a conocer la belleza de la madre África, la cuna del hombre; la fortaleza de los niños supervivientes de la guerra en Bosnia y Kosovo, capaces de volver a sonreír después de la barbarie bélica; la sabiduría de los refugiados mayas de Guatemala, que retornan a la tierra del Quetzal tras un exilio de 14 años; la dura realidad que se vive en las cárceles españolas donde comprenderemos la lección del Principito: lo esencial es invisible a los ojos. A partir de sus diarios de viaje el autor narra sus experiencias profesionales en el ámbito de la cooperación internacional y de la exclusión social. Estas experiencias sirven de base para reflexionar sobre realidades como la pobreza, la diversidad cultural, la degradación medioambiental, la guerra y la libertad humana. El libro supone una inyección de optimismo, una verdadera lección de vida y un canto a la grandeza del espíritu humano.

                                12 €

Más Allá de las cien verdades
Juan Antonio Carreras Espallardo
Más allá de las cien verdades es una recopilación de artículos policiales, criminológicos, de humor y sobre tráfico, redactados con un tono diferente al que estamos acostumbrados a leer. El autor ha querido dar así continuidad a las cien verdades y una mentira que se publicaron en el año 2013. Ahora, en esta obra, el lector descubrirá más verdades, tantas como han surgido en el año 2014, ilustradas todas ellas con una fotografía. Con un prólogo de lujo, escrito por el prestigioso escritor murciano Jerónimo Tristante, creador de la saga de aventuras policiales del Inspector Víctor Ros, ambientadas en la España de finales del Siglo XIX. Más allá de las cien verdades hay tantas realidades como personas habitan el mundo, porque todos tienen derecho a opinar y crear un mundo mejor. ¿Me acompañas?

                                A determinar

Vladimiro y los ángeles exterminadores
José Rey Salas
Los vampiros existen, demostrado está, pero no son los típicos monstruos de piel cetrina, con colmillos acerados y ojos sanguinolentos; cubiertos con capas siniestras y oscuras, y reposando, durante el día, en ataúdes tenebrosos. No, estos vampiros de los que hablo, son personas reales, de carne y hueso, eso sí, deshumanizados y barnizados de la más falsa dignidad, de guante blanco, y que huelen a colonia y a jabón. No chupan sangre, chupan dinero sueños y esperanzas, y no paran hasta dejar secas a sus infelices presas. Vladimiro, el protagonista de esta historia, es un vampiro atípico, extraño y algo neurótico, que no sabe el por qué es un vampiro, ni tampoco desea serlo, simplemente se encuentra de la noche a la mañana convertido en un extraordinario ser. Tras vagabundear por su ciudad durante siglos, siendo testigo del deterioro del mundo, con las esperanzas vanas y las ilusiones perdidas, nuestro héroe acabará en un callejón sin salida, acuciado por la soledad y donde el único destino, quizás sea, su propio final. Pero un rayo de esperanza se filtrará desde sus sueños y llegará hasta el punto más recóndito de su corazón, una luz onírica que le obligará a seguir vivo, a continuar sorteando obstáculos, el mayor de todos, el de sí mismo, hasta la consecución de ese sueño que deje atrás la soledad y le acerque, de nuevo, a su antiguo mundo seguro y sereno, al amparo de un nuevo significado de lo cotidiano. Un sueño que ha de llevarle, inexorablemente, a la felicidad o a la muerte. Y por último, decir, que esta historia no es más que una mera comedia, y que cualquier parecido con la realidad, es un auténtico desatino, ya que está basada en hechos irreales.

                                12 €

Desencuentro en el norte
Miguel Sánchez Bustos
Tres años después de escribir su primera novela el autor del presente relato nos envuelve en una ficción que se desarrolla en un periodo histórico como es la posguerra civil española, fuente inagotable de acontecimientos y vivencias. Una etapa que ha sido escogida por muchos escritores para narrar sus novelas. En este caso es el encuentro que mantuvieron los dictadores; Francisco Franco y Adolfo Hitler en la ciudad francesa de Hendaya. El autor ha buscado cerca de aquella entrevista y ha creado unas condiciones para hacernos pensar en lo que realmente pudo suceder alrededor de aquel Desencuentro.

                                12 €

Yiyaki, el planeta mágico en Centimín y el mágico mundo de Billetelandia
María Lourdes Torres Velasco
La consulta del doctor Cometa está siempre llena de pacientes, es un gran médico y su fama se extiende por todo el Universo. Hasta ella ha llegado un planeta, la Tierra, que siente una gran preocupación. ¿Qué es lo que le sucederá? Le falta el aire pues le cuesta respirar, se siente triste y parece que las temperaturas le están afectando. Pero el doctor Cometa no encuentra respuesta a su pregunta, por lo que la derivará al doctor Profundus Universus. Allí descubrirá un mundo interior asombroso en donde todo irradia energía vital. A través de la esfera del conocimiento, la Tierra encontrará un nuevo nombre para ella, y ese nombre no podría ser otro que Yiyaki, pues comprenderá que todo lo que la compone está formado por energías que en principio se consideran opuestas pero que al unirse constituyen el todo. Yin-yang-ki constituye el nombre Yiyaki, las energías que se complementan, constituyen la unidad de todo lo que es. El Ki es la energía vital, todo lo que existe la posee. Dentro de Yiyaki todo posee vida, no solo plantas, animales y seres humanos, sino también objetos materiales, y eso incluye al dinero. Centimín y el mágico mundo de Billetelandia nos mostrará las divertidas aventuras de unas monedas y algún que otro billete, en donde se descubrirán secretos inesperados, ¿estás preparado para descubrirlos?

                                12.95 €

Educación musical: recopilación de partituras para flauta dulce en la etapa de Educación Primaria
María Dolores Lozano Jaramillo
Este libro es una recopilación de partituras para Flauta Dulce. La idea surgió porque estaba cansada de tener que buscarlas y no encontrar la que quería. Por ello, las he reunido y seleccionado para que la tengamos a nuestro alcance. Creo que es una buena herramienta de trabajo para los especialistas en Educación Musical de los colegios de Educación Primaria. De él pueden disfrutar los amantes de la música ya sean estos maestros, profesores o alumnos interesados en esta materia.



                                9 €

El invierno de la cigüeña
Arancha Márquez Beleña
Con 29 años tenía todo lo que podía desear: un trabajo fijo, un marido y salud. La vida parecía perfecta hasta que llegó el momento de querer tener hijos. Cuando el deseado embarazo no llega la nueva situación empieza a poner a prueba a la pareja. "El invierno de la cigüeña" es un relato sobre el largo camino en busca de la maternidad y una reflexión sobre lo que se gana y también se pierde en la vida cuando se quiere cumplir un sueño.

                                10 



¿Qué se cuece entre fogones?
Marcial Sánchez Lozano
Cocina ilustrada. Recetas del restaurante a la cocina de tu casa. De la mano del chef Marcial te invitamos a hundir tus raíces en una cocina tradicional preparados con el buen hacer junto con el aroma y la esencia de los productos de la tierra, donde creemos que la sofisticación debe ser únicamente un valor añadido al buen sabor.

                                18 €




Diario de un astronauta
Miguel García Rodríguez
Ante la incapacidad de entender la sociedad actual, nuestro protagonista se fabrica una escafandra para protegerse de ella, lo que le traerá resultados imprevisibles. Relato crítico de una sociedad deteriorada por un capitalismo a veces excesivamente agresivo.
                                10 €










Más novedades aquí (en la pestaña Novedades). Y disfruta de todos los libros que ofrece este mes Círculo Rojo.

Un saludito. :D